La prevención del cáncer son las acciones que se toman para reducir la probabilidad de desarrollar esta enfermedad. Con la prevención se reduce el número de casos nuevos de cáncer a tratar cada año.
 
 
 
 
 
 
 
Consejos para prevenir el cáncer de mama:
 
  • Cuide su peso y alimentación
  • Haga ejercicio de 4 a 7 horas por semana
  • Modere el consumo de alcohol
  • No fume
  • Evite tratamientos hormonales sin indicación médica
  • Acuda a revisiones médicas periódicas
  • Realice una autoexploración mamaria una vez al mes

Recuerde que:
  • Por lo menos 1/3 de todos los casos de cáncer se pueden prevenir.
  • Si el cáncer se detecta en forma temprana, es más fácil tratarlo y aumenta el porcentaje de sobrevivir del paciente.
  • La detección temprana es buscar el cáncer antes de que la persona presente síntomas. Para el momento en que aparecen los síntomas, la enfermedad puede estar ya muy avanzada.
 
 
 
¿Cómo puede el ejercicio físico ayudar a prevenir el cáncer?
 
El ejercicio o actividades deportivas es una de las medidas más significativas y útiles para protegerse de muchos tipos de cáncer.

Es necesario hacer de la actividad física parte de su estilo de vida. Puede caminar, nadar, andar en bicicleta o correr. Gracias a esto se reduce el riesgo de cáncer y de otras enfermedades crónicas, como las enfermedades del corazón y la diabetes.

Es recomendable que los adultos realicen ejercicio moderado por lo menos durante 30 minutos, cinco días a la semana.

Con los ejercicios podemos reducir la grasa corporal y la concentración de ciertas hormonas que incentivan la aparición de un cáncer. No olvidemos que la obesidad es una de las causas más conocidas de la enfermedad.
 
 
 
En posible detectar el cáncer antes que hay síntomas
 
La búsqueda de algún cáncer es lo que se llama detección precoz.

La exploración física, los análisis de sangre y orina, las radiografías, la palpación de los ganglios linfáticos y otras técnicas de diagnóstico se utilizan frecuentemente y de forma rutinaria para detectarlo a tiempo.

No hay que esperar a sentir dolor, ya que el cáncer precoz normalmente no causa dolor.